lunes, 17 de julio de 2017

¿CUANDO FUE LA ULTIMA VEZ QUE HICISTE ALGO POR PRIMERA VEZ?



TRIATLON ALHAMA DE MURCIA
24 de junio de 2017



"UN RETO MÁS CUMPLIDO..., LO HAS ACABADO"...
este fue el pensamiento que se cruzó por mi cabeza al cruzar la línea de meta del Triatlón de Alhama de Murcia, tras 46 largos minutos de tensión, agobio, alegría, alivio, orgullo, felicidad...y algo de miedo...





Fue hace un mes y medio estando en Francia, en el Campeonato del Mundo de Joëlette cuando vi ese cartel, el cartel que anunciaba de nuevo ese triatlón especial de promoción de Alhama de Murcia, ... automáticamente se me hizo un nudo en la garganta y de golpe a mi cabeza llegaron miles de recuerdos de aquel día del año pasado, el día en que esta #mamarunner cruzó la línea de meta de un triatlón por primera vez...

Dicen que la primera vez nunca se olvida y es cierto,... esa primera vez animada por el benjamín de mi casa fue bastante especial,... con mil y un miedos que me inundaban y en plena inmersión de ese reto de las doce medias maratones que marcó de una forma muy bonita mi vida...


Guardo muchos recuerdos de ese día, unos bonitos, otros de la tensión que sentí, guardo la amistad de la buena gente que hizo de anfitriones aquel día, gente que logró transmitirme la pasión por un deporte en mayúsculas, conocí a parte del equipo del Alhama Triatlón,   Santi  Liétor, Pepe Muñoz, Laura Rubio, Ana Peña, Myriam Cánovas y sobretodo a Sergio Pardo que no cesaron en darme ánimos a pesar de las carencias que llevaba, me dieron una acogida tremenda, me convencieron de que podía hacerlo y que no era la única loca que se disponía a hacerlo por primera vez. Aun sigo los pasos de todos ellos por las redes sociales y cuando veo a alguno de ellos en los triatlones en los que también participa mi hijo, mi cara se ilumina de alegría al verlos al pie del cañón..

Fue allí donde conocí también a David Pedregosa, un fotógrafo increíble que es capaz de captar ese esfuerzo, ese miedo y esa felicidad mezclada en el triatlón... a día de hoy sigo sin tener esa foto favorita, pues creo que rompo todas las cámaras por muy expertas que sean las manos que las disparan, sin embargo, se me cae la baba cada vez que veo una foto de triatlón de mi hijo Miguel.. cosas de mamas..

Y allí en Francia lo decidí: "tengo que hacer de nuevo ese triatlón..." y de nuevo ese:
¿Cómo demonios me he metido yo en este berenjenal?

Llegó ese 24 de junio por la tarde con unos 38º, me levante nerviosa y esos nervios fueron creciendo hasta que al llegar a Alhama ya se habían adueñado completamente de mí.

Fuimos directos a recoger los dorsales, el de mi hijo y el mío...yo miraba a Miguel,  él estaba feliz, tranquilo y deseando meterse en aquella piscina, estaba disfrutando ese momento y sin embargo yo tenía todo el cuerpo agarrotado, la cara constreñida y el estómago subido en lo alto de la montaña rusa...

Allí se nos unió Bea, mi chica de oro, con la que he compartido horas y horas de entrenos en la piscina y a la que tengo que agradecer, el que a día de hoy, sepa cambiar los piñones en una bici...aunque me falte pulir la técnica..

Ella ya había metido su bici en boxer pero nos acompaño a los nuestros; me faltaban manos para llevar la bici, el casco, las zapatillas, las gafas, el dorsal y todo se me resbalaba...y además tenía que memorizar mi sitio en el box intenté recordarme a mi misma que esto no era nuevo para mi, que ya había pasado por esto hace un año, si entonces pude hacerlo..., ¿porque no ahora?

Salimos de aquella zona para esperar el turno de nuestra salida, salude a muchas chicas del Alhama Triatlón y otras como Ana Cano a las que voy siguiendo a través de las redes sociales, todas ellas me daban ánimos, y bromeaban conmigo recordándome que era #mamarunner que después de hacer un gran reto como el de las 12 medias maratones esto era pan comido para mi...Vaya tela!!, y yo temblando por dentro... si ellas supieran!!!

Por fin llego el turno de nuestra salida, nos metimos en aquella piscina, sonó la canción de "Piratas del Caribe" y justo después, el sonido de unos latidos del corazón.... los míos iban a mil por hora y así hice los primeros 50 metros, después baje el ritmo porque el agobio fue tan grande que de verdad pensé que no saldría de aquella piscina..., mi cabeza solo pensaba:  "Venga Pilar son solo 12 largos puedes con ellos, lo has hecho antes!!"..., pero esos 300 metros se me hicieron interminables, ... cogí impulso y salí disparada de aquella piscina, cabreada conmigo misma, diciéndome perros judíos por lo mal que lo había hecho, a pesar de no ser la última en salir,  pero el enfado fue tal, que subí a la bici como si no hubiera un mañana y pase la primera vuelta casi sin darme cuenta, ya en la segunda vuelta del segmento de ciclismo, fui consciente de las chicas a las que estaba adelantando en aquella subida, pegué un bote muy cerca de la ultima rotonda y fue entonces cuando me di cuenta de que algo le estaba pasando a mi bici..., encaré la rotonda y escuche la explosión.., efectivamente había  pinchado...

Por mi cabeza en ese momento pasaron tantas cosas a la vez que soy incapaz de describirlas todas, jamás he pinchado y tengo que venir a hacerlo precisamente ahora...
me baje de la bici y miré al juez que había en la rotonda desesperada..., no tenia ni idea de que hacer, ¿como se abandonaba una prueba?...,
yo nunca he abandonado una prueba...aquel hombre  me miró y no sé que fue exactamente lo que vio en mi cara..., fue entonces cuando me gritó: " si puedes... ¡¡¡corre con ella!!!"

No me lo pensé dos veces, la cogí en peso y corrí con ella los 200-300 metros que me separaban de la entrada en boxer...,  las piernas me ardían estaban rígidas, parecían bloques de hormigón y mi brazo derecho estaba en tensión con el peso de la bici, recordé todos los kilómetros que había hecho en Francia tirando de la joëlette y con mucho más peso, así que fui convenciéndome de que podía hacerlo, podía llegar a boxer..., me faltó llorar...

Cuando vi a Sergio Pardo en la entrada del recinto mirándome con la bici a cuestas, fui consciente de que había llegado, escuché sus ánimos alto y claro y poco después los de mi marido, mi hijo y los chicos del Triatlon Lorca.., me vine arriba otra vez...deje la bici, me quité el casco, le di la vuelta al dorsal y salí disparada, intentando que mis piernas fuesen más rápido, pero pesaban horrores...
pasé por debajo de aquella ducha, que agradecí muchísimo, porque el calor era tremendo, estábamos a 38º y así comencé a subir la cuesta...fue cuando me crucé con Bea, pues ella ya estaba bajando metida en un grupo de chicas con un ritmo mucho más fuerte que el mío y me alegré de verla peleando tan cerca de meta ya..
Tomé aire y comencé a bracear convenciéndome de nuevo que podía hacerlo, adelanté a dos chicas en la subida y ya al girar y comenzar a bajar, mis piernas parecía un poco, solo un poco más ligeras y seguí avanzando hasta llegar al lado de Eva, hablé con ella intentando animarla y avancé hasta llegar a la curva donde entrábamos en el polideportivo...
Ya se veía la alfombra roja que te llevaba a meta y se escuchaba a toda la gente animando, se escuchaba la música que te indicaba que estabas cerca..., recuerdo que fue ese momento donde tomé aire otra vez, preparada para entrar en sprint, adelantando allí mismo a otra chica y avance tan rápido como mis piernas me dejaban, crucé ese arco de meta invadida por esa sensación de felicidad, de orgullo por haberlo conseguido, emocionada por escuchar los gritos de mi hijo Miguel y de mi marido...

y allí dentro de la línea de meta me esperaba Bea, mi compi de batalla en este tremendo reto, nos abrazamos y fuimos directas al puesto de bebida y fruta, pues me moría de sed y aún estaba temblando del esfuerzo y de la tensión vivida...
Siento no tener ninguna foto de aquel abrazo, pues fue la guinda de muchos meses de entrenos compartidos, de horas de piscina, de salidas en bici, de caídas en bici, de tardes de gimnasio y kilómetros recorridos...

Todos tenemos sueños...pero para convertir los sueños en realidad, se necesita una cantidad de determinación, dedicación, autodisciplina y esfuerzo..., y eso fue lo que hicimos juntas ....












Eche de menos en ese momento mucho a mi rubia loca, mi Conchi, que tantas horas había compartido con nosotras para superar este reto..


Como dice el cuento de Alicia en el País de las Maravillas..., ¡Que extraño es todo hoy! ¡Y ayer, en cambio, era todo normal!, ¿Habré cambiado durante la noche? Vamos a ver: ¿era yo la misma al levantarme esta mañana? Casi creo recordar que me sentía un poco distinta. Pero si hoy soy la misma, la pregunta es la siguiente: ¿Quién diablos soy?... ¡ese es el gran enigma Alicia!...


Pues así me siento después de cruzar ese arco de meta: soy la misma de siempre pero "distinta"...


O como dicen todas las chicas del trialhama: "te ha picado el bicho del triatlón"... es posible, ha sido una experiencia increíble, una mezcla explosiva de sensaciones y sentimientos...
y aprovecho estas líneas del blog para agradecer a todas estas chicas que compartieron conmigo la experiencia..., gracias por vuestro animo y apoyo... gracias por compartir esta locura conmigo..






CREO QUE SI, QUE HAS PERDIDO LA CABEZA....ESTAS COMPLETAMENTE LOCA..., PERO TE DIRÉ UN SECRETO: LAS MEJORES PERSONAS LO ESTÁN




lunes, 5 de junio de 2017

"LA MENTE PONE LIMITES..., EL CORAZÓN LOS SUPERA..."



Inicié este blog por una de las experiencias más bonitas que me ha tocado vivir, pensando que sería difícil superar...y me equivoqué...

De la mano de APAT-LORCA, me ha tocado vivir la experiencia de participar en el CAMPEONATO DEL MUNDO DE JOËLETTE celebrado en Saint Trojan les Bains (Francia), el 27 de mayo de 2017...

La Asociación de padres de atención temprana, APAT LORCA, es la asociación de referencia de nuestro municipio de Lorca.  Los profesionales que tratan a los niños de 0 a 6 años trabajan de manera incansable, profesional y humana, para la mejora y calidad de vida de todos y cada uno de estos niños.  Pero además de ésto, la asociación, apoya codo con codo a estos profesionales en todas y cada una de las necesidades de los mismos y a su vez, hace ya cuatro años y a través de las inquietudes que a los propios padres les crea, el que cuando su paso por el CDIAT termina, después no exista nada en lo que poder continuar el gran trabajo que durante estos 6 años han realizado estos profesionales del centro, haga que se creen otras expectativas.
Es por ello por lo que, a través de la asociación, Apat Lorca, se pone en marcha el proyecto "CONTIGO AVANZO" y se empieza a abrir un marco de posibilidades increíble, para que todas aquellas familias que lo necesitan, puedan seguir tratando a sus hijos de la mejor manera posible. 
Se crea un grupo de trabajo desde el cual, a través de la Junta directiva, Laura  Mª Cano (trabajadora social) y los profesionales que se van adhiriendo a este proyecto, se logra que haya una continuidad en los tratamientos de estos niños.. 
Trabajo, esfuerzo y tesón, son las palabras que reúnen todas aquellas personas que componen Apat Lorca, tengan vinculación directa o no. Es un gran equipo humano al servicio de la mejora de calidad de vida de los niños y sus familias.
https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif



          Pues un día, María Dolores Chumillas (Chumi) me invitó a participar con ellos en este Campeonato Mundial de Joëlette en Francia nada más y nada menos... 
Uff.. ¿y como demonios me iba yo a Francia y dejaba a mis hijos?, y ¿quien era yo para ir a un mundial si solo soy una corredora popular del montón?, ¿como pedía vacaciones en mayo?... mil y una pregunta, mil y una duda que se agolpaban en mi cabeza y me recordaban a aquel primer:
‹‹¿y como demonios me había metido en este berenjenal?..››


‹‹HAY UN INSTANTE MÁGICO, EN QUE UN SÍ O UN NO, PUEDEN CAMBIARTE LA VIDA...››

Y llegó el día y la hora...
y la expedición con destino a Francia partió el miércoles 24 de mayo a las 10 de la noche...



...y llega la hora de escribir este blog, y mis manos se quedan inmóviles frente al teclado del ordenador...

¿Cómo puedo expresar lo que yo he sentido estos días sin dejarme nada dentro?
Un sentimiento es un estado de ánimo que se produce por causas que lo impresionan, y éstas pueden ser alegres o felices, dolorosas o tristes; el sentimiento surge como resultado de una emoción que permite que seamos conscientes de nuestro estado anímico, pero ...
¿Qué pasa cuando todo esto se mete dentro y se mezcla, y se agita...?,      
¿Qué pasa cuando te dan la oportunidad de tener una experiencia que te remueve por dentro como si fueses una coctelera..?,
¿Qué pasa cuando en la misma experiencia chocan todos los lados opuestos...?,
¿Qué pasa cuando el castillo de naipes que tienes formado en tu cabeza se desvanece porque te das cuenta que no es en realidad tal castillo...?

Llevaba miles de mariposas revoloteando mi estómago, una mezcla tremenda de sensaciones, sentimientos, emociones...
 ILUSIÓN y EUFORIA por la experiencia que estaba a punto de vivir, sentir ese "subidón" porque había llegado el día,
 NERVIOS al preparar la maleta para no dejarme nada que me hiciera falta allí... ¡que ilusa!,
 TRISTEZA y AÑORANZA por saber que esos días estaría lejos de mis hijos y de mi marido, y ya los echaba de menos sin ni siquiera subir a ese autobús...
 FELICIDAD por esos besos y abrazos que me dieron a los pies del autobús, susurrándome al oído ese:
"¡¡mama pásatelo bien y corre mucho que eso es un mundial!!!", como si aquello fuese un partido de fútbol a vida o muerte al estilo de los dibujos animados de "Oliver y Benji"...
 AFECTO, esa sensación de conectar desde el minuto uno con una persona sin conocerla a penas de nada... y allí había muchas personas por las que lo sentía, Andrés, Alfonso, Encarna...
y en especial con Juanfra, nuestro corredor joëlette con distrofia muscular de Becker, nuestro "jefe de la industria", que llegó el primero al autobús cargado hasta arriba de OPTIMISMO transmitiéndolo a raudales..
 ASOMBRO por ver el equipaje que se estaba cargando en el autobús, cajas y cajas de comida donada por los patrocinadores, mesas, banderas, bicicletas y hasta un jamón... "toda una industria"...
ADMIRACIÓN por el resto de compañeros que se iban congregando allí, cada uno con una historia personal diferente ... en especial esa admiración se hacía mayúscula con las tres "mamas guerreras" que estaban subiendo a ese autobús...,
Chumi madre de dos niños, uno de ellos Andrés, nuestro corredor joëlette de 12 años con tetra paresia espática distonica, una mujer incombustible, con una fuerza interior capaz de mover las montañas más grandes, con el lema "Nunca hacia atrás" por bandera...   
 Susana madre de dos niños, uno de ellos con Síndrome de Asperger, luchadora donde las haya, capaz de darle un giro a su vida de 180º por vivirla intensamente, resurgiendo de sus cenizas cual "Ave Fénix"...
 Eva madre de dos niños, uno de ellos también con Síndrome de Asperger y una hemiparesia izquierda, cargada de valentía en este viaje, enfrentándose además a su reto personal de dar esos primeros pasos en el "runnig"..
VALENTÍA en mayúsculas...    
Espejos perfectos como madres coraje que han sobrepasado los límites de la  superación, que han tenido el viento en contra pero no han dejado que ese viento rompa sus ramas, que han rescatado sus fuerzas para proteger sus nidos, que se han recompuesto y han salido adelante con sus polluelos...
CONFIANZA y TRANQUILIDAD al ver a mis compis Juanjo Miñarro y Juan Bastida, cargados con sus bolsas, sus cojines de dormir y rodeados de sus mujeres y sus hijos a los pies de ese autobús..., estoy segura que ellos también los echarían de menos..., iba con "la elite" grandes amigos de los que estaba segura aprendería mucho en este viaje..., y no solo en lo que respecta a esto del "running"...
CURIOSIDAD como aquella que mató al gato...,
¿como habían organizado todo esto?...,


       Los concejales del Ayuntamiento Juan Francisco, Fátima y Juan Miguel vinieron a despedirse de esta expedición a tierras francesas a la parada de La Hoya donde se subía parte del equipo, así que también sentí EMPATÍA, pues tan importante es un gran equipo de futbol de moda, como lo es esta carrera en joëlette, donde un grupo de personas van a luchar porque el deporte inclusivo sea también una realidad en Lorca, promoviendo la integración entre personas con y sin discapacidad, haciendo que el deporte sea por y para todos...
ALEGRÍA al ver al resto de compañeros, Laura, "Plazas", Nieves y Antonio pues con solo mirarlos a los ojos esa alegría se transmitía, "buena gente", gente feliz...
Soy de las que piensan que una sonrisa puede comenzar una amistad...
ORGULLO de encontrar entre las filas de esta expedición a Emi, toda una luchadora incansable, que después de vencer un cáncer de mama, se pone el mundo por montera y dice "aquí estoy yo", dispuesta a enfrentarse a otros miedos...

En Molina de Segura paramos a recoger a Hortensia, en San Sebastián de los Reyes recogimos a Claudia y en Itziar a Javier, tres corredores que se unían a esta "industria" cargando aún más la dosis de valentía, de compañerismo,  de positivismo, de ganas de vivir la vida disfrutando de cada gota de ella..
¡Que curiosa es la EMPATÍA!.., a veces pasa que con el primer "hola" ya sabes que vas a tener a un amigo para siempre...
IMPACIENCIA pues pasaban las horas, los kilómetros y seguíamos subidos a ese autobús con alas...
Tantas horas de viaje dan para muchas cosas, sobretodo si va cargado de grandes corazones, grandes valores, grandes historias, grandes ilusiones y grandes personas... 
     Personas que al fin y al cabo a lo que van, no es a pasar unas minis-vacaciones, van a luchar por una cosa que por desgracia aún no es del todo corriente, hacer visible el deporte inclusivo, y lo hacían de forma desinteresada...

Estaba FASCINADA por todas y cada uno de las personas que estaban dentro de ese autobús, cargadas cada una de ellas de un mundo interior sorprendente, que brillaba y se contagiaba, cargadas de autenticidad, de entusiasmo...,
ese autobús era un imán poderoso...


           Llegamos al aeropuerto de Burdeos para recoger a la familia Lledó, Pepe, Marisol y Álvaro, nuestro tercer corredor joëlette de 14 años con encefalopatía epiléptica y displasia cortical en el frontal derecho..., yo pensaba que dentro de ese autobús ya no cabía ninguna sensación más.. y volví a equivocarme...
Fue difícil encontrar en ese autobús un par de ojos que no se iluminasen de alegría de tenerlo allí, de ver esa sonrisa inocente y escuchar continuamente sus palmadas de alegría...    

Mis manos vuelven a quedarse paradas en el teclado..,
la palabra no es de nuevo, ADMIRACIÓN en mayúsculas, de verdad que no encuentro la palabra exacta del sentimiento que tanto Pepe como Marisol provocaron en mí, cargados hasta las trancas de amor, de energía positiva, de alegría, de fuerza, de coraje, de valentía...
Aquí había otra madre coraje en mayúsculas, maestra de la paciencia, de la lucha y de la superación, tenía frente a mi mujeres de las que aprendería a crecer también como madre, aunque no le llegaba a ninguna de ellas ni a la suela de las zapatillas..  

¿Como demonios me estaban transmitiendo todo eso en tan poco tiempo?..., fue como una explosión de fuegos artificiales y todo eso se estaba irradiando sin haberme bajado aún de ese autobús...

Según Charlie Chaplin, lo importante es luchar para vivir la vida, para sufrirla, para gozarla, perder con dignidad y atreverse de nuevo; la vida es maravillosa si no se le tiene miedo... y allí en ese instante, en ese momento, dentro de aquel autobús había muchos luchadores, que vencían al miedo...

¿Como gestionar todas esas sensaciones y sentimientos a la vez?
Sensaciones y sentimientos que fueron poco a poco cargando mis pilas, llenándome por dentro...


y por fin llegamos a esa isla..., cuando el autobús cruzó el viaducto d'Oleron ya no sabía por qué ventana mirar, el paisaje espectacular...,
con el Fuerte Boyard al fondo, y entonces a la emoción de saber que ya habíamos llegado se unieron las sensaciones parecidas a ese "Síndrome de Stendhal":
‹‹Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las bellas artes y los sentimientos apasionados..., estaba viva, me latía el corazón...››
en mi cabeza yo misma me decía que ojala mi marido y mis hijos estuviesen aquí viendo esto conmigo...los echaba de menos..


La Isla de Oleron es preciosa, situada en la costa atlántica, en nueva Aquitania, distrito de Rochefort, un marco perfecto para esta carrera..
  
 Descargar aquel autobús fue todo un ejemplo práctico de trabajo en equipo




‹‹NINGUNO DE NOSOTROS ES TAN BUENO, COMO TODOS NOSOTROS JUNTOS...››

y el entrenamiento que hicimos al día siguiente también lo fue, no se trataba de corredores de élite, buenos, malos o regulares...



yo no suelo salir a correr en ayunas, pero esa mañana me levanté con la energía por las nubes, me calcé las zapatillas y salimos a disfrutar de esa carrera para soltar piernas, que sin quererlo se convirtió en la visita turística más bonita que he hecho...  



      





‹‹MOMENTOS MÁGICOS QUE SE CONVIERTEN EN GRANDES RECUERDOS...››



 La mañana de la carrera nos levantamos todos alegres, impacientes, nerviosos, esa explosión de sentimientos seguía allí, intentamos desayunar un poco más fuerte de lo que lo hacíamos normalmente pues la carrera era a las tres de la tarde y además hacía un calor horrible..
Parte del equipo, los que no corrían, se adelantaron a la zona de salida de la carrera, para ir montando la carpa con toda "la industria" que llevábamos, aunque en realidad allí corríamos todos...  



Se acercaba la hora de la carrera y como siempre me pasa en todas ellas, mis nervios empiezan a florecer, a cerrar mi estómago, a tensar mi cara..., pero fue poner el pie en aquella zona de "bóxer" y respirar aquel ambiente..., y fui apaciguandolos, absorbiendo aquella energía..., pero por otro lado estaba eufórica porque aquello era una FIESTA con mayúsculas...


Miraras por donde miraras solo había sonrisas, gente feliz, a pesar de las dificultades físicas y psíquicas que muchos de ellos tenían...


Si cierro los ojos aún puedo ver a Laura sin parar de hablar francés al frente de aquel pedazo de stand que ya quisieran las grandes empresas en mitad de IFEMA...,
al "Plazas" de arriba a abajo cargado con miles de cámaras colgadas al cuello para que todo quedase plasmado en fotos y videos...,  a Chumi dirigiendo todo aquello, cual maestro de ceremonias,  entregando dorsales, colocando las joëlettes en bóxer, hablando con unos, con otros y disparando también fotos a diestro y siniestro ...

Fuimos agrupando nuestros equipos en los bóxer, las joëlettes iban saliendo de dos en dos por orden de dorsal y con 2 minutos de tiempo de unas a otras..., en total había unos 97 equipos, la mayoría franceses, pero había de todas las nacionalidades..., de todos ellos, cinco eran españoles, unos canarios, unos valencianos y tres lorquinos...







APAT-LORCA competía con tres corredores Andrés, Álvaro y Juan Francisco, según el número de dorsal que nos tocó, el equipo de Andrés, cuyas alas eran Emi, Eva, Susana y Antonio con el apoyo en bici de Nieves, saldría a la misma vez que el equipo de Juan Francisco, cuyas alas éramos Hortensia, Alfonso, Juanjo y  yo, con el apoyo en bici de Antonio (padre de Juanjo), y dos minutos más tarde, salía el equipo de Álvaro, cuyas alas eran Claudia, Javier, Juan y Pepe (su padre), con el apoyo en bici de Andrés...

Eran las tres y cuarto de la tarde, unos 33 grados y una sensación de humedad increíble, íbamos avanzando por aquella alfombra roja,  posicionándonos bajo el arco de salida y las manos ya me sudaban..., aquel hombre del micro hablaba y hablaba en francés y yo solo entendía las palabras "España", "Andrés", y "Juan Francisco" con un deje curioso en esas "erres"..., a lo que todos respondíamos con gritos de "¡¡viva!!!", "¡¡vamos!!"...

Salimos disparados adelantando a varios equipos por aquel primer tramo de asfalto, Juanjo, físicamente el más fuerte de todas las alas, tomó el mando desde atrás, Hortensia y yo en la cabeza y Alfonso de apoyo en el lateral, pero necesitábamos esos relevos, esos cambios de posición, cada dos por tres pues el calor, el peso y el trazado de la carrera lo iba pidiendo...
Al poco de la salida, Andrés en la bici, nos avisaba que pronto nos adelantarían por la derecha y el equipo de Álvaro nos paso como un rayo..., me dio mucha alegría ver que Álvaro iba feliz subido en la silla, con su casco adornado con un caballito de vaquero que su madre le había hecho, y todas sus alas lucían una tira con una pluma de indio en la cabeza, todos nos gritamos dándonos ánimos los unos a los otros...

La carrera tenía 12 kilómetros y transcurría por zonas de asfalto, arena de playa y montaña; en este caso, la montaña no tenía una altitud elevada, pero la complejidad estaba en que había zonas de barro donde mis zapatillas de asfalto patinaban y zonas bastante estrechas con ramas que arañaban, donde adelantar a otras joëlettes o que te adelantarán a ti, se convertía en toda una batalla de carros al más estilo Ben-Hur...
Ahora mismo se agolpan en mi cabeza imágenes de todas aquellas personas que animaban a cada paso que dábamos, con un "¡viva España!", o un "¡olé España!", la chica que nos regó literalmente con la manguera y le fuimos chillando un "¡merci!" porque aquel calor era asfixiante, los gritos de Juanfra animándonos sin cesar en cada curva, en cada tramo de arena donde se nos quedaba clavada la silla, aquel bosque precioso en el que agradecíamos la sombra, pero, por lo menos a mi, me dejaba sin fuerzas, pues tenía que añadir el esfuerzo de no patinar...
JuanFra iba cantando todo un repertorio de canciones españolas, recuerdo sobretodo las de Camilo Sexto y Rafael, porque fue cuando lo miré riéndome, se le veía feliz, también me fijé en algunos otros corredores joëlette a los que adelantábamos o ellos nos adelantaban a nosotros y veía sonrisas y escuchaba gritos de alegría o palmas, de verdad que estaban disfrutando de todo aquello...   

 Aquel esfuerzo acompañado del calor iba pegando nuestras camisetas al cuerpo...
ya estábamos en la segunda vuelta, pasando de nuevo por la playa, no recuerdo bien si fue a la altura del kilómetro nueve, cuando sentí un latigazo, un escalofrío que me recorría de arriba a abajo y aún no tengo claro que fue ... solo sentí que algo iba mal...
aquella zona estaba llena de gente animando y vimos al equipo gritándonos, haciendo fotos, me fije en la cara de Chumi y cerré los ojos un segundo... algo iba mal...
yo seguía corriendo, agarrada a la silla con todas mis fuerzas, pero mi cabeza iba y venía, sentí mi estomago pegado a la garganta y mis pasos dejaron de ir al compás de los de Hortensia .. no podía parar, no podía fallarle a Juanfra, no podía fallar a todo el equipo, no podía fallarle a Chumi, no podía fallarme a mi misma...
no se muy bien que paso en ese momento..., Juanjo se dio cuenta desde atrás y forzó a Alfonso a ocupar mi lugar, lo oí gritar, solté la silla en el momento que sentí las manos de Alfonso y seguí corriendo al lado de Juanjo, pegada a él, como si de alguna manera eso me transmitiera su fuerza...,  bebí agua y casi vacié una botella entera sobre mi cabeza, solté los brazos y de nuevo apareció la magia...

‹‹AQUELLOS QUE CREEN EN LA MAGIA, ESTÁN DESTINADOS A ENCONTRARLA...››

las fuerzas volvían ...
aproveché para darle agua y un gel a Juanjo pues él no había soltado su posición en ningún momento y volví a la mía delante, junto a Hortensia...
... volvimos a meternos en ese bosque, a pisar esas hojas bañadas en barro, esas raíces en el suelo, a rozar aquellas ramas y de pronto ya estábamos de nuevo en el asfalto...,
Juanfra no dejaba de cantar, de animarnos a todos, pero en ese momento pronunció ese "¡¡mamarunner!!" que hizo como si me hubieran conectado de nuevo a la corriente eléctrica, supongo que fue esa magia...
fue como un grito de guerra que estaba dando mi cuerpo, mi mano derecha se aferró con más fuerza a esa silla y mis pies apretaron el ritmo, acompasando de nuevo los pasos a los de Hortensia...
casi sin darnos cuenta ya teníamos allí al Plazas revoloteando sobre nosotros con su bici, disparando fotos...,
ya se escuchaba el gentío aplaudiendo, gritando ese "¡vamos España!", animando...,
el sonido de megafonía..., de nuevo aquel hombre francés pronunciando países y nombres imposibles ..., giramos la curva y estábamos cruzando aquel arco de meta, sonriendo, felices por lo que habíamos superado juntos, por lo que habíamos logrado juntos, por lo que habíamos disfrutado juntos, por lo que habíamos sentido juntos ....


y entonces entendí el significado de lo que ponía en nuestra camiseta...

‹‹LA MENTE PONE LÍMITES, EL CORAZÓN LOS SUPERA...››
Comparecencias
  
todo lo demás ....se queda en mi corazón, porque como bien me dijeron:
"lo que pasa en Francia, se queda en Francia"...






Ojala se pudiera explicar con palabras todo lo que había en ese ABRAZO

Lo cierto es que la vida nos enseña muchas cosas que, a veces no somos capaces de entender o de explicar ... este viaje para mi ha sido un continuo aprendizaje.., 
la vida es como una escuela, llena de lecciones, y en cada paso, una dificultad, una circunstancia que nos pone a prueba.. y nuestro reto es superar la lección, para seguir adelante, habiendo aprendido y preparado para las siguientes lecciones que seguro están por venir..



Si algo tengo claro de este viaje, es que he entendido eso que se llama RESILIENCIA, si estamos preparados para lo que nos toca vivir, si tenemos las capacidades y estrategias para superarlo y crecer con ello, solo tenemos que aprender las lecciones de la vida...
Si tenemos eso, podemos "resistir" a lo que nos aprisiona, a los prejuicios, a los juicios precipitados, a las ganas de juzgar, a las ganas de abandonar, a la necesidad de quejarse, a la necesidad de hablar de uno mismo en detrimento del otro, a las ambiciones malsanas...Resistir y Sonreír...
podemos aprender de otros, superar lecciones, enseñar a otros, siempre adaptándonos a nuestro momento vital, encontrarle el sentido a lo que somos, a lo que nos rodea, reconocer y valorar la salud, el equilibrio emocional y la FELICIDAD.

En la vida hay tres cosas que no vuelven atrás: la flecha lanzada, la palabra pronunciada y la oportunidad perdida... ahora me alegro profundamente de no haber dejado atrás esta oportunidad..

Os dejo las palabras de un maestro que viaja en ese autobús con alas: 
"Que manera de entender la vida durante unos días que se quedarán en el corazón para siempre..., que forma de enamorarse de situaciones, sonrisas, miradas, charlas, bailes..     
Que bien que unos que supuestamente no pueden lo que pueden los demás, nos empujen a todos a realizar mucho más de lo que normalmente podemos...; ellos son la enseñanza, ellos son los que pueden, dirigen, apoyan, insuflan fuerzas que creíamos no tener y todo eso con un simple saludo de Andrés, un "vaya industria" de Juanfra o un aplauso de Álvaro..."

Ha sido un lujo, un honor poder ser parte de esta "industria", GRACIAS APAT-LORCA por darme la oportunidad de ser esas piernas y esas alas...,
 por abrir mis ojos, además de mi corazón,
 por poner en mi camino a todas estas almas,
 por darme esta lección de vida...



"Volvemos de Francia con las manos llenas y el alma cargada.."


video